“Utilizar frases cortas y claras, mantener el contacto visual y permanecer cerca o utilizar imágenes mentales de conceptos, además de promover la participación del alumno con preguntas sencillas”, son algunos de los trucos que plantea el protocolo para el profesorado.