Un movimiento involuntario del párpado, un guiño de ojo, una pierna que no para quieta. Todos hemos tenido alguna vez un tic que desaparece igual que llegó. Pero cuando estos movimientos repetitivos se cronifican e incrementan aparece una patología, el síndrome de Tourette.

A %d blogueros les gusta esto: