La revisión de los estudios clínicos realizados en niños, adolescentes y adultos publicados en revistas científicas hasta julio de 2012 les ha permitido concluir que no hay evidencias sobre esta controvertida asociación

A %d blogueros les gusta esto: