Cuando, con solo tres años, los niños entran en la escuela, los orientadores comienzan su trabajo. La detección precoz de cualquier tipo de dificultad es su objetivo ya que, su máxima es que cuanto antes se comience a tratar, mejor se evitarán futuros problemas.

A %d blogueros les gusta esto: