Domingo por la noche, las tareas sin hacer, otra dura semana que se avecina, el niño que hace como que no te oye y parece cada vez más descontrolado, la impotencia corre por tus venas y tienes ganas de estallar…

A %d blogueros les gusta esto: