01. Aumentar la Autoestima

La autoestima es la valoración que hacemos de nosotros mismos sobre la base de las senscaciones y experiencias que hemos ido incorporando, dando como resultado la sensación de valía o incapacidad. Ahora bien, la forma en que uno se percibe puede cambiar. Desde la Terapia Cognitivo Conductual existen técnicas de probada eficacia para elevar la autoestima y forma en la que uno se percibe a sí mismo.

02. Trabajar la Asertividad.

La Asertividad es la capacidad de expresar los pensamientos y sentimientos propios sin ansiedad ni agresión y de manera socialmente aceptable. Durante la terapia, el paciente puede aprender a comunicarse de un modo eficaz, manifestando sus propias opiniones.

La terapia cognitivo conductual es una herramienta fundamental para el entrenamiento asertivo de manera que ayuda a las personas con déficits y dificultades en su conducta interpersonal a sobreponerse a dichas dificultades.

.

03. Aprender estrategias para la adecuada resolución de conflictos.

Las siguientes intervenciones de la Terapia Cognitivo Conductual tienen como objetivo el incremento de las habilidades de afrontamiento:

1) el entrenamiento en autoinstrucciones.

2) Entrenar la tolerancia a la frustración.

3) el entrenamiento o terapia de solución de problemas.

04. Trabajar la educación emocional a través de la identificación y expresión de sentimientos.

 En la terapia Cognitivo Conductual se trabaja el aprendizaje de estrategias cognitivas, para poder eliminar los pensamientos que en este tipo de terapia se denominan disfuncionales y que muchas veces sin saberlos dan como resultado nuestras emociones negativas.