Compaginar hiperactividad y educación no será un problema para los alumnos del colegio Des Cèdres, en Laval, provincia de Quebec (Canadá). Y es que este centro ha decidido adaptar su mobiliario pensando en los alumnos con TDAH y transformando sus pupitres en bicicletas con el fin de que estos pequeños agoten sus energías y logren concentrarse en las tareas.

A %d blogueros les gusta esto: