Aunque existen causas genéticas bien establecidas, también influyen de manera decisiva las peculiaridades del entorno donde crecen los afectados, según demuestra estadísticamente un macroestudio hecho público en la convención anual de las Pediatric Academic Societies (Canadá).

A %d blogueros les gusta esto: