Es normal que los padres no quieran marcar al niño ni colocarle la etiqueta para siempre en el colegio; pero aceptar la situación y abordarla con naturalidad no significa estigmatizar al niño

A %d blogueros les gusta esto: